conectate con nosotros

Opinion

La formación de nuevos formadores en tiempo de pandemia y postpandemia.

Publicado

el

Dra. Ana Báez.
Directora territorial del eje Llanero Unerg
correo:abaezt1@hotmail.com


La pandemia del COVID-19 ha generado un cambio no sólo a nivel personal sino social, político, cultural, educativo, en la salud, y en la economía, obligando a las universidades a replantear la forma como se venían desarrollando las actividades académicas centradas en la modalidad presencial con el contacto directo con el docente. Al ser la universidad una institución que se ha construido histórica y académicamente sobre las bases de la presencialidad, donde la infraestructura, los roles, la dimensión tiempo/espacio y el talento humano están en íntima consonancia con la centralidad del aula física, el cambio que ha generado la pandemia del Covid-19 y el aislamiento social ha hecho que la universidad deba cambiar y orientarse hacia la educación a distancia, que no es nueva su utilización, pero que ha tenido que asumirse en las instituciones universitarias, sin estar los docentes y estudiantes preparados para este proceso. Entendiendo que la educación a distancia favorece superar las barreras de proximidad física, la interacción cognitiva, elimina las barreras geográficas, facilitando la Incorporación de herramientas tecnológicas para el manejo de la información, que potencian el aprendizaje interactivo.
En tal sentido, los retos a los cuales se debe enfrentar la universidad postpandemia se traducen en Integración de todos los estudiantes universitarios a la modalidad educación a distancia, debido a que es necesario que el docente utilice estrategias pedagógicas, con o sin tecnología, para poder llegar a los estudiantes, para lo cual la educación a distancia debe contribuir a la formación profesional, en pocas palabras formar a los nuevos formadores del talento humano. Es decir la capacitación, la actualización de conocimientos y la promoción cultural a diferentes niveles, sin discriminación.

Paralelamente a lo descrito en los párrafos precedentes, se debe definir el perfil del docente de educación a distancia, quien pasa de ser un facilitador a un tutor, guía del proceso de aprendizaje; así como, utilizar metodologías pedagógicas adecuadas a fin de que el estudiante pueda obtener una información clara, precisa, concreta; y adecuar el entorno de aprendizaje, mientras que los desafíos se orientan, a: Descolonización del pensamiento, superado el apego al paradigma de la educación presencial y asumiendo que en la educación a distancia existe una formación de calidad, en el mismo sentido, potenciar el uso de las TIC. Así como antes el estudiante tenía que trasladarse en el espacio para asistir a clases, ahora, aunque estén en su propio lugar geográfico, se requiere del auxilio de las tecnologías de la información y la comunicación para establecer lazos de comunicación, para acceder a las carreras y cursos, para tener la información, el conocimiento y los recursos, que no necesariamente existen en cada una de las regiones del país, sobre todo aquellas que se encuentran más aisladas.

De allí que la incorporación de las TIC en la educación representa un desafío para la educación a distancia sino también para el modelo ideo-político en tiempo de revolución, considerando los modelos tradicionales de formación, por ello el escenario actual nos invita a tomar las premisas de ir hacia la educación semi-presencial.
En este sentido, se debe construir un sistema de Gestión Tecnológica que favorezca que el docentes y el estudiante cuenten con una plataforma propia de cada universidad para poder impartir las clases. Asimismo, es necesario la formación del Docente en pedagogía tecnológica; conformar redes y equipos entre docentes y de estudiantes, en los que el docente comparta experiencias con colegas, y los estudiantes se ayuden entre sí; igualmente, establecer alianzas inter-Universitarias de cooperación, sumado a que el docente universitario, debe empoderarse de los entornos telemáticos, brindando la posibilidad de construir un conocimiento colaborativo y participativo, donde el modelo pedagógico se centre en la competencias del estudiante, abriendo espacios de encuentros interpersonales docentes-docentes, estudiantes-estudiantes y docente-estudiante, con las medidas de seguridad establecidas por la OMS y el gobierno nacional en tiempo de pandemia y postpandemia.

6 Vistas
Sigue leyendo
haga clic para comentar

dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quienes Somos:

Portal Informativo que te llevara a la noticia al instante, desde el centro del pais. EQUILIBRIO TOTAL

Todos los derechos reservados © 2020 | infodigital24.com